Las mujeres, más proclives a comprar alimentos de producción responsable con el medio ambiente

Para un 57% de las mujeres españolas es importante que su comida provenga de una producción sostenible y éticamente responsable, frente a un 53% de hombres que tiene la misma preocupación

Para un 50% de las mujeres españolas es importante saber de dónde vienen sus alimentos, frente a un 44% de hombres, según un estudio de IBM realizado en noviembre con una muestra de 2.000 españoles

Según el estudio realizado el pasado mes de noviembre por Morning Consult para IBM, los españoles quieren tener más información sobre los alimentos que consumen, cómo han sido producidos y transportados hasta el punto de venta. Sin embargo, hay algunas diferencias de género: mientras es importante para un 50% de las mujeres, solo es igual de importante para un 44% de los hombres.

Una vez conocida la información, a las mujeres les importa más que la comida provenga de una producción sostenible y éticamente responsable (a un 57% frente a un 53% de los hombres). También a la hora de pagar más por este motivo: al 30% de las mujeres no les importa pagar más por un alimento sabiendo que se ha producido en condiciones óptimas para el medio ambiente, mientras que sólo al 27% de los hombres opina igual. A pesar de ello, preguntadas por cuál es la principal barrera para consumir comida obtenida a través de medios responsables con el medio ambiente, el 46% afirmó que era el precio mientras que sólo un 40% de los hombres afirmó que el precio de este tipo de comida era lo que le impedía optar por ella en su alimentación.

En cuánto a los motivos para elegir este tipo de comida, la mayor diferencia por género es la preocupación por el bienestar animal: a un 29% de las mujeres encuestadas le preocupa mientras que sólo un 18% de los hombres preguntados manifestó tener esta preocupación a la hora de comprar comida. En general, las mujeres son más proclives a comprar comida con etiquetas que indican que los productos que llevan a sus mesas son parte del comercio justo, de la agricultura orgánica o de la ganadería responsable.

Si desglosamos por tipo de alimento, conocer el origen de la carne que comemos es una de las mayores preocupaciones, sobre todo para las mujeres, un 77%, frente a un 69% de los hombres, conocer el origen de las verduras preocupa al 56% de las mujeres, frente al 46% de los hombres; mientras que tener más datos de la fruta preocupa un 54% a las mujeres, un 47% a los hombres, y saber más de la leche y sus derivados, a un 50% de mujeres frente a un 41% de hombres.

La tecnología como aliada de los consumidores
Un buen mecanismo para saber más sobre el origen de los alimentos que comemos es que productores y distribuidores utilicen plataformas de trazabilidad blockchain en cloud computing, como IBM Food Trust. Un 63% de las mujeres encuestadas consideraron que sería muy útil que los productos tuvieran la información de esta plataforma, frente a un 55% de los hombres. Los beneficios de la tecnología blockchain aplicada al sector de la alimentación son numerosos. Para los consumidores, porque responde a la necesidad de ofrecerles mayor visibilidad sobre la seguridad alimentaria, confianza y garantía sanitaria. Las ventajas sobre el producto son la accesibilidad inmediata a la información, control y eficacia. Por último, para el proveedor, ya que le permite contar con una visión 360º de todo el proceso de distribución y poner en valor la calidad de su producto.

Deja un comentario

Suscríbase a nuestro Newsletter para estar al día de los últimos lanzamientos