Bajan las ventas de Rioja

Rioja cierra la comercialización de un complicado 2018 con una desaceleración de las ventas (-7,35% en volumen), que supone la puesta en el mercado de 360 millones de botellas, casi 29 millones de botellas menos que el año pasado y una relación entre existencias y salidas de 3,14 (frente a la ratio de 2,68 en diciembre del año pasado).

La Denominación ha comercializado un total de 263.338.705 litros en 126 países, un 7,35% por debajo del año pasado, que supone la puesta en el mercado de 360 millones de botellas, casi 29 millones menos.

Fernando Salamero, presidente del Consejo Regulador de la DOCa Rioja, ha lanzado un mensaje tranquilizador afirmando que “la situación en Rioja es de equilibrio y que contamos con ambición y con herramientas suficientes para poder afrontar el futuro con tranquilidad”.

En el mercado exterior las ventas caen casi un 11%, resistiendo, sobre todo, los vinos de mayor valor añadido: los Crianzas caen un 3.31% y los Grandes Reservas un 8,85%. Crecen, en cambio, los Reservas (+1,38%).

La política de mejora de precios ha permitido atenuar esa caída en valor cifrándola en -5,28%. Esta amortiguación viene dada por un incremento del 6,43% en el precio medio ponderado, y permite que la Denominación cierre el año limitando el efecto de la caída de ventas y alejándose, así, de las importantes pérdidas económicas vividas en otras regiones.

Los negocios de Rioja en los mercados estratégicos clave se han visto menguados durante este ejercicio principalmente por la caída en los dos principales importadores de Rioja: Reino Unido (-16%) y Alemania (-15,51%), frenada que preocupa de manera especial ya que, conjuntamente, representan la mitad de las exportaciones. Estados Unidos, Suiza, Holanda, China y México pierden algo de cuota con respecto al ejercicio anterior y destacan, por otro lado, Canadá, Rusia y Bélgica que cierran el año con resultados positivos.

En el mercado doméstico, las ventas de Rioja decrecen ligeramente con respecto a 2017, un 5,12% por debajo del año pasado. “Dicha cifra le permite mantener su liderazgo en este mercado con un amplio margen sobre las demás denominaciones de origen ya que Rioja sigue teniendo una gran fidelidad de consumo, aunque la tendencia sea preocupante y haga replantearse la estrategia en el mercado nacional, buscando, en especial, atraer al público más joven” afirma el presidente.

Resisten también mejor la caída los blancos de Rioja que pierden 3,84 puntos, vinos que siguen demostrando contar con una gran acogida y cuyo ligero retroceso se debe, principalmente, a la escasez de materia prima durante el pasado ejercicio.

2018 ha sido, sin duda, un año complicado donde la meteorología adversa ha jugado una mala pasada que, aunque no ha alterado el equilibrio de la Denominación, clave para la sostenibilidad y certidumbre que exige el mercado, no es impedimento para que Rioja vuelva a ser consciente de la importante tensión que se vive en un sector que supone aproximadamente el 20% del PIB de la región.

Con más de 3.000 muestras de la cosecha evaluadas y representativas del total de 468,6 millones de kilos, las primeras valoraciones de los vinos por parte del Órgano de Control del Consejo Regulador destacan unos adecuados niveles tanto de acidez como de color, valorando especialmente la intensidad aromática y la frescura de los vinos blancos. Con todo ello, las expectativas del comportamiento de la añada nos hacen ser optimistas.

“Rioja continúa siendo una marca vibrante, dinámica. Este año hemos dado un paso más al ser pioneros en liderar avances en cuanto a garantías de calidad y lo hemos hecho recuperando la figura del stock cualitativo voluntario, un sistema novedoso que opera a nivel individual, colectivo y cualitativo mejorando el rendimiento ya planteado por el sector en 2007. El volumen de stock alcanza ya los 8 millones de litros. Esta medida junto a las recientes decisiones adoptadas en 2017, continúan cimentando el futuro de los próximos ejercicios y constituyen la mejor base para preservar el éxito que Rioja atesora en las últimas décadas” señala el presidente.

Este año se reforzará, especialmente, la comunicación de las distintas indicaciones geográficas en los trece mercados donde Rioja lleva a cabo labores promocionales. Campañas para las cuales el Pleno del Consejo Regulador aprobó un presupuesto de promoción de 10.802.452 euros, el 65,2% de los 16.579.057,22 millones de euros de presupuesto total para 2019.

Actualmente hay 49 titulares, de 20 municipios distintos, que habrían trazado su producción para designar sus Vinos de Municipio. En el caso de la zona, designación que se viene materializando en las etiquetas desde 1998, son 156 titulares los que ya han acreditado la trazabilidad para hacerlo. En cuanto a Viñedos Singulares, figura de reciente creación, en este momento hay 76 memorias técnicas – de 44 operadores – trasladadas al Ministerio y que representan un total de 140 de las 65.841 hectáreas que hay actualmente en Rioja. En el caso de Espumosos, ya son 16 las bodegas inscritas que están elaborando espumosos, blancos y rosados, de calidad.

Salamero se presenta optimista y confía en la madurez del sector añadiendo que 2019 “será un año clave para seguir trabajando duro y afrontar la recuperación de los mercados”. “Será en 2019 cuando Rioja salga fortalecida de esta situación transitoria y avance en esta nueva etapa con el único objetivo de seguir fundamentando el liderazgo de sus vinos dentro y fuera de nuestras fronteras, tal y como lo hemos demostrado siempre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *