El mercado de frutos secos y snacks creció un 4% en 2018

  • El consumo de frutos secos y snacks continúa viéndose favorecido por el crecimiento del gasto de las familias, el lanzamiento de nuevas variedades y las nuevas tendencias en los hábitos de la población. Así, el mercado experimentó en 2018 un incremento de alrededor del 4%, hasta los 2.400 millones de euros.
  • El segmento de frutos secos se cifró en 950 millones de euros, tras aumentar un 5% respecto a 2017. Con este crecimiento pasó a representar el 40% del mercado total. Los segmentos de snacks y patatas fritas, por su parte, registraron variaciones de alrededor del 4,5% y 3%, respectivamente.
  • En un escenario de creciente concentración de la oferta, los diez primeros operadores reúnen ya el 60% del valor del mercado.

Según el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA, el valor de las ventas de frutos secos y snacks en España alcanzó los 2.400 millones de euros al cierre de 2018, lo que supuso un crecimiento del 4,3% respecto al ejercicio anterior. La actividad del sector siguió viéndose marcada en el período 2017-2018 por el positivo comportamiento del consumo, el refuerzo de las inversiones dirigidas al desarrollo de nuevos productos adaptados a las tendencias de la demanda y la ampliación y mejora de las instalaciones productivas.

El segmento de frutos secos registró una tasa de variación del 5%, hasta los 950 millones de euros, el 40% del mercado total. La creciente percepción de estos productos como un alimento saludable y la tendencia a consumirlos entre horas y fuera del hogar siguen impulsando sus ventas.

El mercado de snacks contabilizó un aumento similar al del conjunto del mercado, alcanzando un valor próximo a los 800 millones de euros. Por su parte, las ventas de patatas fritas en España experimentaron una variación de algo más del 3%. En ambos segmentos siguieron produciéndose lanzamientos de nuevas variedades, de productos con sabores gourmet y distintos formatos destinados al consumo individual, sirviendo de estímulo a la demanda.

Tanto las exportaciones como las importaciones de frutos secos disminuyeron en torno a un 8% en 2017, hasta los 741 y 1.261 millones de euros, respectivamente. Aunque perdió participación, la Unión Europea todavía fue el principal destino de las exportaciones, absorbiendo el 84% del total.

Para el bienio 2019-2020 se espera que el mercado experimente una suave ralentización, aumentando a una tasa de en torno al 2-3% anual y superando los 2.500 millones de euros en el último año.

El sector está integrado por unas 115 empresas con una actividad significativa de producción y/o comercialización de frutos secos y snacks, esto es, que alcanzaron por ella una facturación anual superior a un millón de euros. Aunque la estructura empresarial se caracteriza por la presencia de un elevado número de sociedades de pequeño tamaño, se aprecia una tendencia de creciente concentración de la oferta, de forma que la participación de los diez primeros grupos sobre el mercado nacional alcanza ya el 60%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *