La confianza del consumidor baja en agosto

El Indice de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de agosto se sitúa en 102,4 puntos, 3,7 puntos por debajo del dato del mes anterior. Este descenso del ICC se debe al retroceso de 2,4 puntos en la valoración de la situación actual y especialmente a la caída de 4,9 puntos en las expectativas, según los datos publicados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En relación al mes de agosto del pasado año la evolución del ICC es negativa y en todos sus componentes. El ICC pierde desde agosto del pasado año 6,4 puntos, con un descenso en términos absolutos para la valoración de la situación actual de 6,1 puntos, mientras que las expectativas ofrecen una caída muy similar de 6,6 puntos. En términos porcentuales el perfil de la evolución registrada es prácticamente igual: el ICC pierde un 6,2% como resultado de un descenso del 6,2% en la valoración de la situación actual y de otro 6,2% en las expectativas.

Expresado en tasas de variación, en este mes de agosto el ICC, respecto al pasado mes de julio, baja un 0,035 en términos absolutos o un – 3,5 en porcentaje, mientras que la tasa interanual pierde un 5,9% en relación al mismo mes de 2017. Por último, tomando como base enero de 2005, el ICC se encuentra en estos momentos 4,5 puntos por encima de los valores que se obtuvieron entonces, mientras que en agosto del pasado año esa misma diferencia se situaba en +11 puntos.

El índice de valoración de la situación actual alcanza en agosto los 99,3 puntos, con un descenso de 2,4 puntos en relación al obtenido el pasado mes de julio. Esta evolución del índice es el resultado de un comportamiento negativo de sus tres componentes: así, la evolución general de la economía retrocede en 1,2 puntos, mientras que la evolución del mercado de trabajo experimenta una caída de 3,6 puntos en su valoración. Por su parte, la percepción de la situación de los hogares presenta una evolución igualmente negativa con un descenso de 2,5 puntos en los últimos treinta días.

En relación a los datos de agosto de 2017 la evolución vuelve a ser negativa, aunque con importantes diferencias en la intensidad de la caída en sus tres componentes. Así, la valoración de la situación económica del país es hoy 10,6 puntos inferior, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 6 puntos por debajo del valor de hace un año, mientras que la situación en los hogares desciende únicamente en 1,8 puntos en los últimos doce meses. Si analizamos la evolución en términos relativos las diferencias son muy similares: desde agosto de 2017 la valoración de la situación económica general pierde un 9,6%, la valoración de las posibilidades del mercado de trabajo retrocede un 5,6%, mientras que la valoración respecto a la situación de los hogares desciende un 1,8%.

El índice de expectativas llega en este mes a los 105,6 puntos, un descenso de 4,9 puntos, -4,4 en porcentaje, respecto al mes precedente. El perfil de la evolución de sus tres componentes es muy similar al observado anteriormente respecto a la situación actual: así, las expectativas respecto a la situación futura de la economía y las relativas al mercado de trabajo presentan una evolución negativa, -6,3 puntos y -7,1 puntos respectivamente, mientras que el descenso en las expectativas respecto a la evolución de los hogares es más moderado, -1,2 puntos.

En términos interanuales, los datos de expectativas vuelven a mostrar una evolución muy similar. Desde agosto del pasado año, las expectativas respecto a la situación económica del país han descendido 12,2 puntos y las referidas al futuro del empleo en 8,5 puntos. Por su parte, las expectativas de los hogares acumulan un ligero descenso de 1 punto. En porcentaje, las expectativas respecto de la situación económica general y las referidas al empleo pierden en el último año un 10,5% y un 7,6%, respectivamente, mientras que las de los hogares limitan su caída a un 0,9%.

Finalmente, y como información adicional al ICC, la evolución de las expectativas en relación a los precios, tipos de interés, las posibilidades de ahorro de los hogares y la compra de bienes duraderos, muestra un desarrollo coherente con las pautas y los datos comentados hasta ahora sobre el ICC. En términos mensuales, se observa un descenso en las expectativas de consumo, -1,4 puntos, mientras que las expectativas de ahorro descienden de forma muy leve, -0,2 puntos. Junto a esto, se mantienen con pequeños descensos los temores de inflación (-0,1 puntos) y las expectativas sobre un futuro aumento de los tipos de interés, -0,3 puntos.

Deja una respuesta